Fuu, una chica de 15 años, trabajaba en una casa de té hasta que